LOS JÓVENES Y SU RELACIÓN CON LA VIVIENDA 2017-2018

El portal fotocasa ha publicado un interesante informe titulado “Los jóvenes y su relación con la vivienda 2017-2018”Se trata de una encuesta a 1.710 jóvenes entre 18 y 34 años de edad que han tenido alguna actividad en el mercado inmobiliario. 




Efectivamente es en estos grupos de edad donde se concentra la mayor parte de la necesidad de vivienda como consecuencia de su potencial emancipación y el estudio trata de medir las tendencias de algunas actitudes, expectativas y criterios de los encuestados. 

De los resultados de la encuesta deducen los autores del informe que en 2018 ha disminuido la actividad de los jóvenes en el mercado inmobiliario, circunstancia que relaciona con el encarecimiento de los precios. 

Entre 2017 y 2018 aumenta el porcentaje de los que piensan que “alquilar es tirar el dinero” (de 32% a 43%) y de los que piensan que la compra es una buena inversión (de 48% a 60%). Tendencias que probablemente tienen mucho que ver con las informaciones de los medios sobre el encarecimiento del alquiler y la recuperación de los precios de las viviendas y que no hace sino retornar, tras la crisis, al pensamiento dominante en España durante más de medio siglo.

Se acierta al relacionar el salario con el precio de la vivienda, pero es una simplificación excesiva la utilización de “precios medios”. El mercado de vivienda es enormemente heterogéneo y también lo es la demanda, variables como precio de la vivienda o salario tienen una gran amplitud y los valores medios son necesariamente poco explicativos. 

Sin conocer en detalle el cuestionario no resulta fácil valorar el significado de las respuestas. No se entiende bien por qué el 73% de los que han intentado alquilar una vivienda son mujeres frente a sólo un 27% de hombres. La mitad de los que han alquilado lo han hecho por la imposibilidad económica de comprar, pero un 38% lo ha hecho por “movilidad laboral” y un 34% porque consideran que el alquiler “da mas libertad y flexibilidad”.

Es razonable que entre los que alquilan predominen los solteros (61%) y que entre los que compran sea mayor la proporción de los que viven en pareja (65%), pero tampoco se explica por qué es mucho mayor la proporción de mujeres (69%) entre los encuestados que han comprado. Un 82% necesitó una hipoteca y un 25% recibió ayuda familiar.

Las respuestas sobre los motivos por los que han optado por la compra evidencian de manera clara una estrategia económica basada en ideas como; la vivienda es una buena “inversión”; hay que aprovechar que “suben los precios”; “alquilar es tirar el dinero”; “la vivienda como seguro”; o el deseo de “hacer patrimonio”. 

Llama la atención que sólo un 19% haya valorado la situación a la hora de comprar una vivienda de obra nueva. Los que alquilan tienen mas en cuenta ubicación y los transportes. Terminamos reproduciendo la siguiente frase del informe y recomendando su consulta. 

“De una vivienda en propiedad se espera calidad de vida y que la inversión sea rentable a largo plazo, mientras que un joven de alquiler sólo pide a su casa que resulte funcional y económica durante el tiempo que necesite usarla."