VÍDEO PRESENTACIÓN: CICLO DE CONFERENCIAS


video


La 2 de TVE recogió en su programa dedicado a La Casa Encendida unas palabras de presentación de los directores del  Ciclo de Conferencias: "Hacia un uso más racional y sostenible del territorio" José María de la Riva y Julio Vinuesa.

Les invitamos a acompañarnos en las próximas actividades programadas y a seguir participando a través de este Blog.


2 comentarios:

  1. Raquel Barrero Vinagre11 de mayo de 2011, 3:08

    “Si quieres puedes, y si puedes tienes”

    Por Raquel Barrero Vinagre

    Después de haber establecido una relación entre lo que se ha ido explicando en las sesiones del curso, y con las lecturas de los y las participantes, así como con una reflexión sobre las realidades de la cuestión del uso racional de los espacio, creo que se deben tomar medidas paliativas urgentes, y no establecer meros parches de contención en cuanto al uso racional y consciente de los espacios físicos de nuestro medio. En sí mismo, creo que y tenemos la necesidad y la urgencia de pelear ante la invasión de la materialización de la agresión urbanística. Los esfuerzos económicos de una época han dado lugar al agobio paisajístico, a la explotación, al desconcierto a la desvinculación con el medio.

    El uso racional de los espacios no se puede determinar en sí en un momento, las construcciones y edificaciones que se han ido haciendo en España hacen referencia al estado histórico-económico, hace referencia a las necesidades de “crecimiento”, a una idea de crecimiento que se sustenta en supuesto de cuantificación, y que como bien vemos se expande con problemáticas de sostenibilidad.

    La desterritorialización, la globalización y exceso urbanístico nos han conducido a un crecimiento cuantitativo, que ha derivado en sí mismo a una crisis. Las denuncias por las explotaciones y cesiones de terrenos protegidos son un diario, son un continuo, y desde hace ya años han venido constituyendo un problema que dificulta la cuestión y pretensión de sostenibilidad. Como realidad consciente, creo no hay que hacer supuestos del exceso urbanístico porque es una realidad con la que hoy tenemos que lidiar.

    Durante un largo periodo de tiempo conocido como expansión económica, se han sustituido los conceptos y tareas de reutilización, reciclaje y reducción, por una constante humanización de los paisajes. Esta humanización del territorio puede denominarse la desnaturalización del mismo, que supone una agresión al medio ambiente. De forma directa, esto se vincula a la idea y realidad de ciudad, que como sabemos, una ciudad es un agente contaminante. Hasta aquí estaremos todos y todas de acuerdo, pero sin embargo debemos responder a esta responsabilidad, y por ello no ha de implicar que tengamos que desvincularnos de las ideas y la filosofía de sostenibilidad. Las cuatro “R” (reutilizar, reciclar, reducir y responder) han de ser parte de los propósitos urbanísticos en los planes y programas urbanísticos, no un parche de mediaticidad en las reglas de políticas de medio ambiente de las ciudades.

    Verdaderamente, se ha mediatizado el reciclaje como una moda, como un buen hacer de hippies y de progresistas ecológicos, cuando, en realidad, la contaminación ahoga más que cualquier catástrofe fortuita. Se culpa a la atmósfera de su poca capacidad para arreglarse así misma (sólo hay que echar un vistazo a los comentarios de los delegados del Ayuntamiento de La Comunidad de Madrid cuando hacen referencia al “buen aire rico en No2 (Dióxido de nitrógeno) que tenemos en Madrid).
    (continúa en el siguiente comentario)

    ResponderEliminar
  2. Raquel Barrero Vinagre11 de mayo de 2011, 3:09

    Estamos acostumbrados a que la publicidad en vayas, televisión y otros medios de comunicación nos animen a separa para reciclar. La cuestión no es simplemente atacar a los y las consumidores con una rutina hogareña, cuando en sí, los procesos de producción abaratan costes al no cumplir normativas de uso y no comprometerse con la mejora del medio ambiente cuando no implican su producción con medios, energías y políticas que respeten este principio de reciclaje.

    Esta idea de producción sin compromiso con el medio la podemos ver cuando vamos a los supermercados: hoy todo está empaquetado, hoy todo está sellado y segregado. El uso de bolsas, plásticos, y demás recipientes de un solo uso inundan nuestras basuras para que, efectivamente, podamos separa para reciclar. Seguimos la cadena, hacemos caso del consejo mediático, pero no respondemos ante la necesidad de decir basta, basta a los despropósitos productivos, a la sobreproducción de basura, a la materialización de la ecología como medio de convivencia con el medio.

    Creo que no debemos esperar para llevar a cabo acciones tanto personales como colectivas, para animar en la construcción de para la reconstrucción tanto de espacios físicos, como de la extracción de recursos de éstos. Es necesario que tanto los ámbitos políticos, económicos, sociales, culturales, etc., se hagan escuchar desde la necesidad de nuestro entorno. Dejemos de estrujar La Tierra.

    ResponderEliminar