RESEÑA DE LA SESIÓN DEL 13 DE DICIEMBRE DE 2011

Segunda sesión del Curso

“Más accesibilidad con menos coches” ha sido el tema de la segunda sesión ordinaria del curso “Madrid, una ciudad para las personas. El compromiso de la participación”, que se viene desarrollando durante los meses de octubre de 2011 a mayo del 2012.


Esta sesión se centró en la movilidad, la accesibilidad y el transporte. Se debatió sobre la necesidad de un cambio en el modelo del uso de la automoción privada e individual para mejorar la calidad de vida de los madrileños, y para lograr recuperar las calles como espacio de convivencia frente al predominio absoluto del automóvil.

Participaron José Manuel Pradillo, Director Gerente del Consorcio Regional de Transportes de Madrid y Alfonso Sanz Alduán, miembro del Grupo de Estudios y Alternativas 21, S.L. (Gea 21). Pedro Montoliú Camps, periodista, moderó la sesión.


La jornada dio inicio con la presentación de un vídeo (acceso al vídeo) introductorio en el que se propone reflexionar sobre la importancia del transporte para la ciudad de Madrid, su evolución histórica, así como la necesidad en adaptarse a nuevas circunstancias a través de un cambio de modelo con alternativas al transporte privado, en las que se involucren los ciudadanos.


Más accesibilidad con menos coches

Alfonso Sanz Alduán, enfatizó acerca de la evolución de la movilidad. La ciudad se va adaptando a un modelo en el que, en la mayoría de la ocasiones, el gran derrotado es el espacio público, que se ve progresivamente invadido por los coches. “El problema del urbanismo respecto al automóvil es espacial”, a pesar de que el transporte público sigue siendo el más utilizado, cada día se pierde más espacio cedido al automóvil.

En los últimos años se ha hecho un urbanismo “desde el parabrisas”, o sea centrado en las necesidades del automóvil, olvidando que la movilidad involucra mayores dimensiones e implica otros aspectos tan diversos como la cultura de lo público, el diseño del viario, la economía, la implicación de los ciudadanos, etc.

Pero ¿qué hacer?, para reorientar el urbanismo y la movilidad en Madrid. En sintonía con el título de esta sesión, se debe apostar por un sí a menos coches, que las administraciones se comprometan en un pacto por la movilidad sostenible, desde la planificación territorial de la Comunidad Autónoma, con una fuerte fiscalidad y con políticas tanto de estímulo como de tipo disuasorio.

José Manuel Pradillo, desarrolló su intervención (ver presentación completa) desde la visión del Consorcio Regional de Transportes de Madrid.

(Se adjunta como complemento un video acerca del Consorcio, como entidad que conjunta los esfuerzos de Instituciones Públicas y Privadas relacionadas con el transporte público, con el fin de coordinar servicios, redes y tarifas, entre otros.)

Respecto al “Contexto Territorial, Demográfico y de Movilidad”, destaca el aumento de la población y el desarrollo inmobiliario en los sectores periféricos de la Comunidad de Madrid, incrementando la demanda por el servicio. Precisamente este incremento se presenta como uno de los mayores desafíos para el futuro de Madrid.


El reto de la Corona Metropolitana, implica considerar a la ciudad de Madrid en un contexto territorial, en el que los flujos de movilidad presentan fuertes cambios al comparar el uso del transporte público y el vehículo privado, según se aprecia en la siguiente imagen:


Respecto a “la potenciación del transporte público”, y la pregunta ¿qué tenemos que hacer? Se resaltó la importancia de retomar proyectos estratégicos para el transporte público, que han mostrado su efectividad anteriormente, como el Bus VAO, el Plan de Ampliación de Cercanías Ferroviarias, la construcción de plataformas reservadas para autobuses, la preferencia a los medios de transporte público a través de carriles exclusivos, etc.

En consideración con “las políticas de estacionamiento” y partiendo de que “todo viaje en vehículo privado exige tanto en origen como en destino una plaza de aparcamiento”, se propuso la necesidad de lograr una dotación equilibrada en las plazas de aparcamiento, ya que una excesiva utilización del vehículo provoca congestión viaria y contaminación, mientras que una excesiva limitación puedo provocar conflictos en aspectos como el comercio y los servicios, llegando a degradar inclusive algunas zonas. También se hizo mención a que la clave para regular el estacionamiento sobre superficie es considerar su elemento principal: la limitación del tiempo, y no simplemente el tema económico.

En relación a las zonas céntricas, resalta la importancia de tener una política coordinada que ayude a aparcar sobre seguro y evitar el gasto que genera realizar traslados innecesarios. Además de enfocar la recuperación de espacios público con el aprovechamiento para generar plazas de aparcamiento en coordinación con el transporte público, en algunos casos mixtos (de rotación y residentes) y también de disuasión, principalmente en los sectores periféricos.

Por último, el ponente, ofrece las siguientes consideraciones.

2 comentarios:

  1. javier martinez gomez9 de mayo de 2012, 3:43

    con respecto a esta ponencia, considero fundamental una conexión que una no solo la capital con el resto de municipios de la CAM, sino también una conexión entre municipios sin la necesidad de tener que pasar por el centro de la capital para realizar cualquier desplazamiento en transporte público. esto ayudaría a mejorar la calidad del transporte público y hacerlo más eficaz a vistas de la ciudadanía, ya que actualmente, con el pasó (por ejemplo del cercanías) por el centro de Madrid, el tiempo empleado es muchisimo más elevado y por ello, la población puede optar por el transporte privado mucho más rapido y es eso, la rapidez y la eficacia, lo que la población demanda del transporte para ser utilizado. para conseguir esa eficacia, no solo es necesario no tener que pasar exclusivamente por el centro de la capital, sino también potenciar los carriles exclusivos, las estaciones intermodales o precios más acordes a la situación económica actual. por todo ello, el transporte público de Madrid tiene un alto márgen de mejora si desde todas las instituciones se potencia este medio de transporte por encima del transporte privado, ayudando así a rebajar los niveles de contaminación y a ofrecer a los ciudadanos un transporte público de calidad en donde prime la eficacia

    ResponderEliminar
  2. Ante todo es imprescindible agradecer a los organizadores y a los ponentes de las sesiones todo el trabajo que han realizado y que nos ha permitido a los asistentes disfrutar de un curso en el que ha imperado la calidad y claridad durante todos los actos.

    Esta sesión abordó uno de los temas mayor relevancia para el día a día del ciudadano madrileño; el transoprte. Si bien es cierto que la comunidad dispone de un correcto sistema de transporte público y una buena red viaria, a diario se pierden unas 330.000 horas sólo en congestiones de tráfico (datos obtenidos del estudio "La congestió—n en los corredores
    de acceso a Madrid" realizado por el RACE en Enero de 2009) y existen una serie de medidas que me gustaría proponer y que podrían atenuar esta situación, además de las ampliaciones, proyectadas o no, sobre las redes ferroviarias (Metro y Cercanías Renfe)que deberían ayudar a mejorar las conexiones entre los puntos más lejanos de la periferia sin necesidad de pasar por el centro.

    Entre estas medidas se encuentran:

    - La potenciación del uso de la bicicleta que debería partir de la creación de carril-bici dentro de toda la capital.

    - La creación de carriles BUS-VAO en los accesos y circunvalaciones más congestionados, dado que la experiencia en la A6 ha resultado positiva.

    - El impulso a los aparcamientos disuasorios en la periferia, que muchas veces resultan insuficientes.

    - Avances tecnológicos adicionales tanto para el pasajero (información complementaria a la actual, por ejemplo en internet o ligada a los smartphones) como para el conductor (implantación del uso de velocidades máximas cambiantes o una mejora en la utilidad de los paneles informativos).

    Y por supuesto una tarifa de transporte público verdaderamente asequible y ligada al estado actual de la economía del ciudadano, de manera que disuada por completo del uso del coche.

    ResponderEliminar