CICLO DE CONFERENCIAS 2011-2012

"MADRID, UNA CIUDAD PARA LAS PERSONAS. EL COMPROMISO DE LA PARTICIPACIÓN"



Fecha: entre los meses de octubre y mayo de 2012.
Hora: 19:00 a 21:00 h.
Lugar: La Casa Encendida (Ronda de Valencia, 2. Madrid).

La crisis económica debe marcar el comienzo de una nueva forma de entender el desarrollo urbano, que no tiene por qué ser sinónimo del aumento de la población o de la expansión del asfalto y los ladrillos. La ciudad es la forma de organización socio espacial que más y mejor ha contribuido a los avances de la humanidad e, inevitablemente, es también un insultante escaparate de todos los males que puedan imaginarse. A lo largo de más de 5000 años de historia, en la ciudad conviven la opulencia y la miseria, la segregación y la cohesión, la injusticia y la equidad, la eficiencia económica y los despilfarros, el avance de la razón y el uso irracional de los recursos naturales.


El desarrollo urbano no supone necesariamente crecer más, pero sí ha de suponer que la ciudad cambie para mejor, con el fin de que mejoren las condiciones de vida de sus habitantes. El desarrollo de Madrid ha de medirse por el aumento de las ventajas de vivir aquí, por el retroceso o la reducción de los inconvenientes o desventajas que padecen los madrileños y por una apuesta más decidida a vivir en armonía con un entorno que comienza en el límite municipal y se extiende por todo el planeta.

Son los madrileños quienes deben definir cuáles son sus problemas y qué mejoras quieren para el espacio en el que viven, cómo quieren que sea su ciudad. Con este curso se quiere poner sobre la mesa cinco aspectos problemáticos de la realidad urbana madrileña, de gran relevancia para la calidad de vida de los ciudadanos, con el propósito de confrontar los enfoques técnicos con la percepción social existente sobre ellos, y llegar a formalizar las correspondientes propuestas para transformar la ciudad.

Pero lo que el curso persigue como principal objetivo es llamar a la participación. El urbanismo de los últimos decenios no ha contado con la opinión de los ciudadanos, da la impresión de que progresivamente ha ido desapareciendo el interés de los ciudadanos por participar en la toma de decisiones a la hora de hacer ciudad. Se ha ido diluyendo también la preocupación y la crítica antes permanente desde los ámbitos técnicos y académicos. Simultáneamente se consolida la idea de que en democracia los deseos de los ciudadanos van a estar siempre suficientemente reflejados en las acciones de los que, por delegación, ostentan su representación en los poderes públicos. Pero no se pueden atender los deseos de los ciudadanos sobre el modelo de ciudad en el que quieren vivir, si no se les da la oportunidad de que se pronuncien sobre las propuestas concretas que irán fluyendo a impulsos de la dinámica urbana tras la oportuna y detallada información.

La ciudad es un espacio de vida en común y todos los ciudadanos tienen el derecho y el deber de participar en las decisiones que van determinando cómo es su ciudad y por tanto cuáles son sus condiciones de vida. En el planteamiento de las diferentes sesiones que integran el curso se quiere que esté presente el conocimiento técnico de los profesionales especialistas en la cuestión pero, sobre todo, se busca conocer las opiniones y las propuestas de la sociedad.

Curso del Departamento de Geografía de la UAM en la Casa Encendida.

Dirección: Julio Vinuesa Angulo, José María de la Riva Améz y David Porras Alfaro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario